Menor crecimiento de la economía mundial. México se encuentra en estancamiento económico

Las perspectivas de la economía mundial y de la de México no son alentadoras. Las últimas estadísticas sobre la evolución del crecimiento económico señalan una clara tendencia a un menor crecimiento de la economía mundial y, para el caso de México, la desaceleración económica que se observaba en los últimos meses ya apunta a un estancamiento de la economía, de acuerdo a las cifras dadas a conocer por el INEGI para el segundo trimestre.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ajustó a la baja sus proyecciones de crecimiento de la economía mundial debido a la intensificación del conflicto comercial entre China y los Estados Unidos; la amenaza de mayores sanciones comerciales por parte de los Estados Unidos, que amenazan con desquiciar las cadenas mundiales de proveeduría; la incertidumbre asociada al Brexit y las mayores tensiones geopolíticas.

Si bien el ajuste en la proyección de crecimiento global fue mínimo, ya que pasó de una proyección de 3.3% en sus Perspectivas de la Economía Mundial (WEO por sus siglas en inglés) de abril pasado a 3.2% en la versión de julio del WEO, la baja en la estimación de crecimiento indica que la situación económica mundial no atraviesa por un buen momento y que hay diversos riesgos, que pueden incidir negativamente en el desempeño económico.

EL FMI señala que el crecimiento mundial, que estuvo cercano al 4% en 2017 y disminuyó a 3.6% en 2018, se ubicaría en 3.2% en 2019 y repuntaría a 3.5% en 2020. La evolución de la economía es uno de los factores que más influyen en el desarrollo del turismo, por lo cual las proyecciones sobre el comportamiento del crecimiento económico son tomadas muy en serio por los responsables de llevar a cabo la promoción y marketing de los destinos turísticos, así como por la industria de la hospitalidad y del transporte aéreo, entre otras.

Lo más preocupante es que el FMI identifica importantes riesgos que podrían afectar negativamente el crecimiento previsto para los próximos meses. Entre los principales riesgos se mencionan un agravamiento en las tensiones comerciales y tecnológicas que afectan el gasto de los consumidores y los proyectos de inversión de las empresas, así como la creciente preocupación sobre una posible vulnerabilidad financiera internacional, en un entorno de varios años de bajas tasas de interés y presiones deflacionarias, que incrementan la dificultad para cubrir el servicio a la deuda.

Un aspecto positivo es que la proyección de crecimiento para 2019 de los Estados Unidos se incrementó de 2.3% a 2.6% y para el conjunto de economías avanzadas, la proyección aumentó de 1.8% a 1.9%.

Para México, la proyección del FMI de crecimiento para este año, se redujo de 1.6% a 0.9%, debido a que la inversion continua débil y el consumo privado ha perdido fuerza, reflejando la incertidumbre sobre la política económica, la disminución en la confianza y el incremento en el costo del crédito, que pudiera incrementarse debido a la menor calificación de la deuda soberana del país.

Sin embargo, es altamente probable que la tasa de crecimiento que el FMI proyecta para México no se alcance. La estimación oportuna del PIB para el segundo trimestre, que dio a conocer el INEGI, señala que la economía mexicana creció 0.1% en relación con el primer trimestre, y 0.4% respecto al mismo trimestre del año anterior.

Comparando el primer semestre de 2019 con respecto al primer semestre de 2018, el crecimiento es de apenas 0.3%, que es la tasa más baja registrada para un primer semestre en los últimos diez años y coloca a México en una situación de estancamiento económico.

Las perspectivas de alcanzar una tasa de crecimiento de 2%, que es la meta para este año, se ven muy lejanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.