La Tarifa Efectiva (RevPAR) de los hoteles disminuyó -55% el año pasado.

En el cuarto trimestre del año 2020 la tarifa efectiva (RevPAR) de los hoteles se recuperó ligeramente pero aun se encuentra muy por debajo del nivel promedio de los años anteriores, de acuerdo al Indice de Tarifa Activa (RevPAR) que calcula GEMES, a partir de la información de grupos y cadenas de hoteles. El resultado confirma que la recuperación del sector hotelero está siendo muy lenta y se encuentra muy lejos de alcanzar los niveles previos a la pandemia.

Entre 2017 y 2019 el Índice de Tarifa Efectiva, que muestra el efecto combinado de la tarifa nominal y la tasa de ocupación hotelera,  se mantuvo relativamente estable, pero a raíz de la pandemia los niveles de ocupación hotelera se desplomaron en el segundo trimestre y, a pesar de la apertura gradual, aún no se han podido recuperar, debido en parte a los límites de aforo permitidos, pero también a una menor demanda por parte de los turistas nacionales y extranjeros.  

El Índice alcanzó 48.8 puntos, que es superior a los valores de 10.1 y 34.4 registrados en el segundo y tercer trimestre, respectivamente, pero es inferior en -50.7% al observado en el cuarto trimestre de 2019. Para todo el 2020 la caída fue de -55%, que se suma a la caída de-3.1% en 2019, lo cual ha llevado a la industria hotelera a una situación muy difícil.

La caída se debe principalmente a la disminución del porcentaje de ocupación, aun cuando también se observa una reducción de la tarifa promedio, que en el cuarto trimestre se contrajo -13.5% en promedio, respecto al mismo trimestre del año anterior, después de registrar caídas anuales consecutivas de -5.2% el segundo trimestre y -7% en el tercer trimestre.

Por su parte, en el segundo trimestre la ocupación hotelera presentó una caída de casi -55 puntos porcentuales, respecto al mismo trimestre del año anterior. En el trimestre abril-junio del año pasado, el turismo prácticamente se colapsó y, consecuentemente, la actividad hotelera resultó severamente afectada. La tarifa efectiva por habitación disminuyó casi -90%.  Muchos establecimientos se mantuvieron cerrados y los que permanecieron abiertos registraron niveles mínimos de ocupación.

Para el presente año, se espera un mejor porcentaje de ocupación y una ligera recuperación en tarifas, principalmente a partir del verano. El avance en la aplicación de vacunas, tanto en México como en los principales mercados de origen, será uno de los factores fundamentales para regresar a niveles de ocupación anteriores a la crisis. Es por ello, que es necesario que se multipliquen los esfuerzos para lograr, a la mayor brevedad posible, que se alcance un alto porcentaje de la población ya vacunada. El sector hotelero ha ofrecido sus instalaciones para apoyar la aplicación de vacunas y ha manifestado estar dispuesto a vacunar a su personal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *