Informe del FMI: Desaceleración sincronizada de la economía mundial en 2019 y perspectivas precarias para el futuro.

El informe de octubre del Fondo Monetario Internacional sobre las Perspectivas de la Economía Mundial, señala que el crecimiento económico disminuyó drásticamente durante el último año y para las economías avanzadas el debilitamiento ha sido generalizado. Asimismo, el Informe del FMI apunta que el enfriamiento de la actividad económica ha sido más pronunciado para países emergentes como Brasil, China, India, México y Rusia.

La proyección para este año es de un crecimiento de 3% para la economía mundial, que es la tasa más baja desde la crisis financiera de 2008-2009, y representa una importante desaceleración respecto al crecimiento de 3.8% alcanzado en 2017. Hace dos años la economía mundial se encontraba en un ciclo de crecimiento generalizado y las economías que en su conjunto representaban el 75% del PIB mundial, estaban en una fase de expansión. Este año se mantiene la sincronía, pero hacia una desaceleración, en la cual cerca del 90% del PIB mundial se encuentra en una etapa de menor crecimiento.

Las causas son la mayor incertidumbre por los conflictos comerciales entre China y los Estados Unidos y otras barreras al comercio, así como las tensiones geopolíticas en varias regiones del mundo que, en su conjunto, han provocado una fuerte pérdida de dinamismo en la expansión del comercio mundial; la contracción de la industria manufacturera en algunos países importantes; el dislocamiento de algunas cadenas productivas, principalmente en los sectores de productos tecnológicos; y la caída en la inversión, principalmente en bienes de capital.

La gravedad de la situación se comprende mejor si se considera que la desaceleración ocurre cuando diversos países han adoptado medidas para impulsar el crecimiento económico, a través de políticas monetarias más acomodaticias, que han llevado a una disminución en las tasas de interés para estimular la demanda agregada. Sin embargo, estas medidas limitan la capacidad de actuar más adelante, si la desaceleración se profundiza.

Para el futuro, el FMI afirma que, dado que la desaceleración es sincronizada y la recuperación es incierta, las perspectivas económicas son precarias. Para la economía mundial se proyecta un crecimiento de 3.4% en 2020, que se apoya en la recuperación de algunas economías emergentes, entre las cuales sobresalen, por su dinamismo e importancia, India, Rusia y Brasil. Para el conjunto de economías avanzadas, la proyección de crecimiento es de 1.7%, que es igual a la tasa esperada para este año, pero con cambios en su composición, ya que se prevé menor crecimiento en los Estados Unidos y Japón, pero mayor dinamismo en la zona del Euro, el Reino Unido y Canadá, respecto a 2019. Sin embargo, hay que tomar en consideración que hay fuertes riesgos que podrían afectar estas previsiones hacia la baja.

Las perspectivas económicas parecen no ser del todo favorables para sostener la fuerte expansión del turismo a nivel mundial que se ha registrado en los últimos años y, si continúa el agravamiento de las tensiones comerciales y la disminución de la inversión y el comercio, se podría entrar a un entorno que debilitaría la confianza del consumidor y su intención por gastar en viajes.

A continuación, se analizan las perspectivas de crecimiento económico en los países que generan la mayor parte del turismo a México.

Un hecho favorable es que, de los doce principales mercados de origen de turistas a México, solo para Estados Unidos y España se espera un menor crecimiento para el próximo año, en tanto que en nueve países las perspectivas de crecimiento para el próximo año son superiores al crecimiento estimado para 2020. Un solo país, Argentina, continuará en recesión con una caída de -1.3%.

Sin embargo, la suma de turistas provenientes de Estados Unidos, España y Argentina representó en 2018 el 63.3% de los visitantes que llegaron a México por vía aérea. Cabe destacar también que en cinco países el crecimiento proyectado es menor a 2%: Canadá, Reino Unido, España, Alemania y Francia, y solo en tres países, Colombia, Perú y Chile, el crecimiento es de 3% o mayor.

Por otra parte, para los principales países asiáticos emisores de turismo a México, las proyecciones son de un menor crecimiento para Japón (de 0.9% en 2019 a 0.5% en 2020), y China (de 6.1% en 2019 a 5.8% en 2020), y un mayor dinamismo económico para Corea del Sur, de 2% en 2019 a 2.2% en 2020.

Lo anterior indica que el crecimiento económico previsto para 2020 en los principales países emisores de turistas a México no se vislumbra como un fuerte impulso para la llegada de turistas a México, pero tampoco parece constituir un freno para el crecimiento del turismo internacional a nuestro país. Haciendo un balance, el entorno económico internacional favorecería un crecimiento moderado en la llegada de turistas a México.

De la mayor importancia es que las proyecciones del FMI apunten a que se mantenga la expansión de la actividad económica de los Estados Unidos, con un crecimiento de 2.1%, a la vez que se espera que la tasa de desempleo y la inflación continúen bajas. En estas condiciones es factible recuperar el crecimiento del mercado de los Estados Unidos, si mejoran las condiciones de seguridad y de percepción sobre este tema, además de llevar a cabo las campañas y acciones promocionales con la industria y el consumidor.

Sin embargo, hay que tomar las previsiones necesarias, ya que la incertidumbre sobre el comportamiento de la economía de los Estados Unidos es muy fuerte. En los últimos meses la economía y la generación de empleos han mostrado señales de debilitamiento y hay evidencia de que el sector de manufacturas está entrando en recesión, que podría agravarse si no se solucionan los conflictos comerciales con China, Japón y Alemania.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *