Crisis del COVID-19: 34.3 millones de turistas nacionales menos en hoteles en 2020.

Como consecuencia de los efectos de la pandemia y la suspensión de actividades derivada de esta, el sector turístico continúa atravesando una crisis severa. Se ha mencionado en artículos previos del reporte GEMES, que el mercado turístico internacional se desplomó en el segundo trimestre del año pasado y llevará tiempo en recuperarse. Sin embargo, resulta tanto o más preocupante el impacto sobre el turismo doméstico, que en el caso de México representa más de 80% del consumo turístico anual, así como el de mayor presencia en la gran mayoría  de los destinos turísticos del país.

Una manifestación clara de la crisis es la pronunciada disminución en la llegada de turistas nacionales a hoteles de 70 centros turísticos del país que, con cifras del sistema DataTur, acumularon 27.9 millones de estancias en 2020; es decir, menos de la mitad (-55.1%) de las 62.3 millones de llegadas a hotel registradas en 2019.Si se considera que el turismo es la actividad económica principal en varios  destinos turísticos, la reducción de 34.3 millones de turistas (en hoteles) de un año a otro, implica que las comunidades receptoras están sufriendo una situación económica muy complicada, que en algunos casos se ha vuelo crítica.      

A diferencia de lo que se observó en el desempeño del turismo internacional al cierre del año pasado, el turismo doméstico, después de un repunte en el período julio-octubre, perdió dinamismo en el último bimestre del año. Incluso en el mes de diciembre, que se considera un periodo de alta demanda de viajes nacionales, se registraron 2.7 millones de llegadas en hoteles, solo 2.6% más que en el mes anterior; mientras que, comparado con diciembre de 2019, la brecha fue de -51.7%.

La agudización de la crisis sanitaria durante las últimas semanas del año pasado, pudo haber influido significativamente en los turistas nacionales, ya que es notoria la disminución de llegadas a hoteles en destinos que habían presentado un razonable ritmo de recuperación. Otro factor que explica la caída en la llegada de turistas a hotel, es que se haya preferido utilizar los alojamientos que se ofrecen a través de plataformas como AirBNB, considerando, quizá, que en algunos casos presentan mejores condiciones de seguridad.

Es el caso de Acapulco, en diciembre registró casi 30 mil llegadas de turistas nacionales menos en comparación con noviembre, y 460 mil menos que en diciembre de 2019. Este destino es el más importante del país en el segmento de sol y playa para el turismo doméstico, especialmente de la Ciudad de México (que en diciembre estaba en alerta máxima por la alta tasa de contagios y hospitalizaciones). Al cierre de 2020 Acapulco acumuló 2.9 millones de turistas nacionales en hoteles, que representa una caída de -56.6% respecto al año anterior, equivalente a 3.7 millones de turistas menos.  

Otros destinos de playa presentaron una mayor recuperación hacia el final del año, como Puerto Vallarta o La Paz, que en diciembre registraron caídas de -14.2% y -5% respectivamente, comparado con el mismo mes del año anterior. Destacan también Cancún y Manzanillo por el dinamismo con el que se estaban recuperando, alcanzando incrementos de 16.7% y 17.2% respecto a noviembre, aunque todavía con caídas aún pronunciadas (-47.9% y -29.4%) respecto a diciembre del año pasado.    

En destinos de ciudad la pérdida de dinamismo en la recuperación del mercado doméstico es más grave que en los destinos de playa y la Ciudad de México es el ejemplo más claro. A pesar de ser el destino más importante del país para el turismo interno, cerró el año con una caída de -63.1% en la llegada de turistas nacionales a hoteles, equivalente a 5.7 millones menos que en 2019. En octubre alcanzó su punto máximo de llegadas desde que se inició la pandemia, sin embargo en noviembre y aún más en diciembre se registraron disminuciones, alcanzando en este último mes caídas de -5.6% respecto a noviembre y de -65.2% respecto a diciembre de 2019.

Guadalajara, la segunda ciudad más importante, también registró en diciembre contracciones de -0.9% respecto a noviembre y de -52.8% respecto a diciembre de 2019, cerrando el 2020 con 2.1 millones de llegadas menos que el año anterior. Por otro lado, con 1.8 millones de turistas menos en hoteles, Puebla es el cuarto destino a nivel nacional y la tercera ciudad con mayor pérdida de turistas nacionales en 2020.  

Es fundamental redoblar los esfuerzos para contener la pandemia en el país y acelerar la vacunación de la población, con el fin de reactivar la economía e incentivar la confianza de la población para viajar, ya que las cifras de 2020 indican un impacto muy fuerte en el turismo doméstico y la recuperación ha sido más lenta de lo esperado. No hay que perder de vista que, en la mayoría de los destinos turísticos del país, el mercado interno representa la mayor parte de la demanda por bienes y servicios turísticos.    

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *