Caída de -59.2% de pasajeros en vuelos internacionales en 2020 y de -47.4% en vuelos domésticos.

Una de las industrias más afectadas por la pandemia de coronavirus es la de la aviación, que a nivel mundial se estiman pérdidas netas superiores a los 118 mil millones de dólares en 2020, de acuerdo con la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA). Asimismo, la demanda de viajes aéreos descendió -65.9% respecto al año anterior con base en cifras del mismo organismo. Las medidas impuestas por los gobiernos para contener la propagación del coronavirus (aunado a la misma desconfianza de la población), impactaron directamente en los desplazamientos y por tanto en los viajes, afectando tanto a la industria aérea, como a la del turismo.

Las circunstancias para México fueron de alguna manera menos desfavorables, pues el gobierno federal no cerró fronteras ni prohibió la conectividad aérea con ningún país, ni tampoco de manera interna. Sin embargo, los resultados presentados por la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC), demuestran que como en el resto del mundo, el tráfico aéreo vivió la peor crisis en la historia. De acuerdo con la AFAC, el tráfico total de pasajeros en todos los aeropuertos del país se redujo en -52.8% en 2020, en comparación con el año anterior.

Considerando únicamente las llegadas de pasajeros en vuelos desde el exterior (10 millones), la caída es de un -59.2% en 2020; es decir, 14.5 millones de llegadas menos que en 2019. Por otro lado, el tráfico de pasajeros en vuelos domésticos alcanzó los 28.3 millones, con una contracción anual de -47.4%, equivalente a 25.4 millones de pasajeros menos en los aeropuertos mexicanos.

Llegada de pasajeros internacionales

A pesar de que hubo una evidente disminución en la llegada de pasajeros internacionales a México (especialmente en el segundo trimestre de 2020), cabe resaltar que la recuperación cobró dinamismo comenzando el segundo semestre del año pasado, llegando incluso en diciembre a alcanzar casi la mitad del volumen de llegadas de diciembre de 2019. Una gran ventaja es que, a diferencia de como ocurrió con la Unión Europea y algunos otros países, el gobierno de los Estados Unidos no ha emitido prohibiciones a la conectividad aérea con México. 

En la gráfica siguiente se presentan las ciudades más relevantes en el contexto de la conectividad aérea internacional de México, mostrando la importancia de los Estados Unidos como principal mercado en el exterior, ya que 10 de las 15 ciudades que emiten un mayor número de pasajeros a los aeropuertos mexicanos se ubican en dicho país, destacando la ciudad de Dallas, Texas, desde cuyo aeropuerto salieron 980.3 mil pasajeros hacia México en 2020, con una disminución de -42.6% respecto al año anterior. Dallas desplazó a Los Ángeles y Houston que quedaron en segunda y tercera posición, respectivamente, con reducciones de -58.3% y -54.3% en el número de pasajeros a México.

En el listado se encuentran Toronto y Montreal, dos ciudades canadienses cuyos aeropuertos en conjunto transportaron 476.2 mil pasajeros hacia México; es decir, -64.8% menos pasajeros en 2020 respecto a 2019. Pero es el aeropuerto de Bogotá el que presenta la mayor contracción en el volumen de pasajeros hacia México, con un -72.9%, dentro de las 15 ciudades más importantes; seguida por Madrid (-72.2%), y Panamá (-70.6%). En contraste, el número de pasajeros desde Denver tuvo la menor caída, con un -39.2%.

Por otro lado, la gráfica muestra también, la alta concentración de la conectividad aérea internacional en solo unos cuantos aeropuertos mexicanos, sobresaliendo el de Cancún, que recibió 3.2 millones de pasajeros internacionales en 2020; es decir, una caída de -58.5% respecto al año anterior (equivalente a 4.5 millones de pasajeros menos). La Ciudad de México, cuyo aeropuerto de recibir 8.9 millones de pasajeros internacionales en 2019, disminuyó -67.3% en 2020 hasta 2.9 millones. Le sigue el aeropuerto de Guadalajara, que cerró el 2020 con una disminución de -45.7%. Los tres aeropuertos mencionados, junto a los de Los Cabos, Puerto Vallarta y Monterrey, concentran más del 90% de las llegadas de pasajeros internacionales anualmente.  

Pese a que Cancún y la Ciudad de México son los aeropuertos de mayor llegada de pasajeros, la ruta que más pasajeros generó del exterior hacia el país en 2020 fue la de Los Ángeles-Guadalajara, con 260.6 mil pasajeros en todo el año (solo llegadas), que representa una caída de -47.8% respecto al año anterior. Históricamente la ruta más importante conectaba la ciudad de los Ángeles y la Ciudad de México, que hasta antes de la pandemia transportaba más de medio millón de pasajeros, solo de llegadas a México; sin embargo, en 2020 solo llegaron 186.6 mil pasajeros, con una reducción anual de -64.7%. Algo a destacar es que hay rutas como Dallas-Cancún (la segunda más importante el año pasado), Houston-Cancún, o Miami-Cancún, que en diciembre de 2020 ya presentaban variaciones positivas respecto al mismo mes de 2019.

Movimiento nacional de pasajeros

La conectividad aérea nacional ha resentido en menor medida los efectos de la pandemia. Aunque en los meses de abril y mayo apenas hubo movimiento aéreo, desde el mes de junio se observó una ligera recuperación que se intensificó en la temporada vacacional de verano y hasta el mes de septiembre, dando paso después a una recuperación más lenta pero uniforme durante el último trimestre del 2020. En diciembre se había alcanzado incluso el nivel de llegadas de marzo (mes en el que comenzó a observarse el efecto de la crisis), superando la barrera de los 3 millones de pasajeros transportados dentro del país en un solo mes y cerrando la brecha respecto al mismo mes del año anterior a -34.1%.

De los 28.3 millones de pasajeros que se transportaron en vuelos domésticos durante el 2020, 8.1 millones llegaron al aeropuerto de la Ciudad de México, que alcanzó una variación anual de -50.7% respecto a los 16.5 millones de pasajeros recibidos en 2019; es decir, se perdieron 8.3 millones de pasajeros. El aeropuerto de Tijuana se ubicó como el segundo con mayor número de llegadas de pasajeros en vuelos domésticos, con 3.1 millones y una contracción de -30.5% (la menor dentro del grupo de los 15 aeropuertos más importantes); desplazando al aeropuerto de Guadalajara, que se ubicó como el tercer aeropuerto, con 2.9 millones de llegadas, -45.2% menos que en 2019.   

Respecto a las rutas aéreas más importantes dentro del país, destaca la que conecta a la Ciudad de México  y a Cancún (destino de playa más relevante), que en ambas direcciones transportó más de 5 millones de pasajeros en 2019 y casi 3 millones en 2020, cerrando el año con una disminución de -42.7%, equivalente a 2.1 millones de pasajeros menos. La buena noticia es que en el mes de diciembre la disminución fue de solo -19.5% respecto al mismo mes del año anterior. La ruta Guadalajara-Tijuana, que en todo 2020 transportó 1.3 millones de pasajeros, también estuvo por alcanzar los niveles del año anterior en el mes de diciembre, con una reducción de -9.1%; mientras que las rutas de Monterrey y Guadalajara a Cancún incluso superaron el número de pasajeros de diciembre de 2019, con crecimientos de 12.9% y 10.1% respectivamente.   

Perspectivas para el 2021

El panorama para el presente año es  incierto. La Asociación de Transporte Aéreo internacional (IATA) estima una mejoría de 50.4% en la demanda de viajes aéreos a nivel mundial respecto al 2020, que está sujeta al avance en la vacunación contra coronavirus y la efectividad ante las nuevas variantes del patógeno, así como al levantamiento de restricciones de viaje por parte de los gobiernos.

En ese sentido, al menos para el caso de México, las circunstancias no son óptimas, pues en primer lugar, el proceso de vacunación en el país avanza muy lentamente, rezagándose de los países con los que comparte mayor conectividad aérea. Aunado a esto, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos requieren la presentación de pruebas negativas de coronavirus a todos los pasajeros en vuelos internacionales entrantes a dicho país, a partir del 26 de enero.

Asimismo, el gobierno de Canadá, en coordinación con las aerolíneas de este país, determinó la suspensión de las operaciones aéreas con países del Caribe y México del 31 de enero y hasta el 30 de abril, frenando con esto una gran parte de la temporada de mayor llegada de visitantes canadienses a los destinos mexicanos, que en los meses de noviembre y diciembre apenas daba signos de reactivarse.

Por otro lado, hay aerolíneas desde el resto del mundo que aún no reanudan operaciones hacia México, limitando la conectividad especialmente con regiones como Europa, Asia y Latinoamérica (aunque desde esta última hubo mayor dinamismo en los últimos meses de 2020).

En el contexto nacional, la aerolínea Interjet, que antes de la pandemia concentraba el 20% del tráfico total de pasajeros en vuelos nacionales anualmente, suspendió operaciones desde principios de diciembre y su situación financiera es delicada, además de que sus empleados están en huelga desde principios de enero; por lo que su participación en la aviación nacional (y con algunas rutas internacionales) es nula. En contraste, Volaris, que en 2020 lanzó 12 nuevas rutas y tuvo el mejor desempeño entre las compañías mexicanas, prevé alcanzar la rentabilidad hacia finales del segundo trimestre del año y tanto esta aerolínea como Viva Aerobús, alistan aumentos en sus flotas, con el objetivo de expandir su capacidad y redes de destinos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *